7 de enero de 2008

cremositas de salmón

Detalle

Las croquetas, uno de mis vicios, no se que me gusta más si prepararlas o comerlas. No me planteo si el relleno es correcto o no, simplemente pienso si se llevarán bien los sabores de todo lo que se me ocurra echar. Esto me ha costado algún que otro desencanto, no siempre sale lo que una espera, pero no importa, yo sigo haciendo mezclas y algunas salen bastante ricas.

Tengo dos sabores nuevos, me refiero a mezclas que no había hecho antes, por eso son nuevos, para mi, se entiende. La primera es esta con salmón ahumado y un queso cremoso que nos guste.

No voy a contar otra vez el proceso completo de cómo preparo las croquetas, siempre sigo el mismo procedimiento que en las de champiñón y morcilla, aunque para las de ahora lo que cambia son los ingredientes y también vario un poco el orden en que los voy incorporando.

En este caso para que salieran más cremosas, he prescindido de la leche y he utilizado sólo nata líquida.

Los ingredientes:

- 1 cebolleta
- 1 cucharada de mantequilla más pizca de aceite
- 1 cucharada de harina
- unos 300 ml de nata líquida
- pimienta blanca, nuez moscada y sal
- una buena cucharada de queso cremoso
- unos 100 g de salmón ahumado

En este caso lo primero es hacer la bechamel: sofreír la cebolleta, añadir la harina y dejar que se cueza un poco para que no sepa a harina, añadir la nata caliente, remover bien para que no haya grumos, y llega el momento de la pimienta, la nuez moscada y la sal, sigo cociendo sin dejar de remover para que no se queme.

Nuez moscada, pimienta blanca

Pasados unos largos minutos, cuando prácticamente ya se separa de las paredes de la sartén, es el momento de añadir el queso, mezclo hasta que está bien incorporado y dejo cocer unos minutos, pocos.

El queso

Por último añado el salmón picadito y mezclo para que quede bien repartido, retiro del fuego, no necesitan más cocción.

El salmon

Lo paso a un recipiente plano, y para evitar que la superficie se seque la "pinto" con un trozo de mantequilla, la dejo enfriar sin tapar.

La mantequilla

Voy tomando porciones pequeñas, les doy un poco de forma, las paso al huevo batido y luego a su pan rallado, en este caso pan del día pasado por la picadora.

Hacer las croquetas

Y a freír en aceite bien caliente y a ser posible que las cubra.

Emplatado

Realmente quedaron muy cremosas y... muy pocas, espero que os gusten.

14 comentarios:

  1. Que buena idea...te la copio ya mismo. Graciassssssssss.

    ResponderEliminar
  2. Tu sigue haciendo mezclas que tus incondicionales estaremos encantados.

    ¿Qué hay en la parte inferior de la última foto?

    ResponderEliminar
  3. Esa es la textura que me gusta a mi de las croquetas!! Crujientes por fuera pero casi liquidas por dentro. Desde que lo intenté aquella vez no lo he vuelto a probar. Si lo hago seguiré tus pasos uno a uno; a ver si así consigo esa textura!!

    ResponderEliminar
  4. Te han quedado regias.
    Pero lo que más me gusta es el cálculo y la exacta proporción que haces con la receta para que queden en su punto, que no es fácil darle el buen punto a las croquetas.
    la mezcla fascinante.

    ResponderEliminar
  5. Mmmm...mmmm!!!!! que ricas!!!! y con lo que me gusta el salmón!!! no se me había ocurrido!! una idea genial! me la copio!!!

    ResponderEliminar
  6. su, son todas tuyas, espero que te gusten.

    josemari, veamos si soy capaz de explicarme, cuando retiras las pipas interiores de un tomate no te importa que se rompan, pues bien, en estas hay que intentar precisamente que no se rompan, con lo que consigues unas 4, 5 ó 6 bolitas de semillas por tomate que aliñas con una vinagreta de piñones como si de una ensalada se tratara, no se si me explico... no se si me entiendes... pero... la proxima vez hago foto.

    ¡Ánimo lurka! ¡tu si que puedes! y yo estoy esperando ver ese resultado ;)

    delantal, estoy en ese punto donde las hago completamente a ojo, quito o pongo segun me apetece, podrás comprobarlo en las próximas que tengo congeladas ¡Dios1 ¿estaré pecando de soberbia?... prometo que no es mi intención para nada.

    martunis, hay que ver lo que cunde este amable pez capaz de dar nombre a un color.

    ResponderEliminar
  7. Margarida, una mezcla de ingredientes que por fuerza tienen que estar de fábula.
    Tenemos otra cosa en común, me encanta hacer croquetas( cientos de ellas cada vez) para luego congelarlas y tener siempre algo para picar. Eso sí, caserito.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. ¡¡hola ¡¡

    seguro que están exquisitas ...pienso hacerlas el próximo dia que reuna a toda mi família .....¡¡gracias ¡¡

    ResponderEliminar
  9. no creo que sea soberbia, sabes, de forma cierta e intuitiva lo que tienes que poner para que salgan perfectas, es experiencia. Por lo menos a mí me pasa que, de tanto equivocarme, sé a ojo cómo va a quedar algo. ¿no?

    ResponderEliminar
  10. qué cosa más deliciosa... estas las hago pero ya !!

    feliz año guapa

    ResponderEliminar
  11. A mi me encanta comerlas no hacerlas.. pero con tus magnificas explicaciones me atrevo!!!

    ResponderEliminar
  12. Margarida, que maravilla de croquetas, ademas que son sabores que deben quedar muy bien juntos, y con las semillas de los tomates, que son buenisimos para la salud, deben estar para no dejar ni uno.
    Enhorabuena por la receta.
    Un abrazo,
    Soraya

    ResponderEliminar
  13. A mi me encantan las croquetas, no me importa hacerlas, pero prefiero comerlas..., y si son como estas tuyas, ya ni te digo

    Besos. Ana

    ResponderEliminar
  14. Mmmm, poniéndome al día de recetas atrasadas que llevaba un mes sin entrar, me encontré esta maravillosa foto de cremosidad en estado puro...

    Y es casi la una... Maldición, elegí mal la hora de entrar a verte...

    Saludos

    ResponderEliminar