15 de febrero de 2019

Alitas de pollo al horno marinadas



las mejores alitas de pollo al horno marinadas con harisa

Alitas de pollo al horno marinadas

En esta casa las alitas de pollo nos encantan, especialmente fritas con cualquier aliño que se me ocurra dependiendo del día. No estaba previsto que estas vieran la luz, no imaginaba lo deliciosas que podían quedar aunque, por si acaso, hice un par de fotos, una suerte para poder enseñaros como una pieza tan humilde resulta absolutamente deliciosa con un par de especias.

Ingredientes  para las alitas de pollo al horno


  • 12 alitas de pollo
  • 1 c/s Harisa
  • 2 c/c  fulful bhar*
  • 3 dientes de ajo
  • 2 ramas de perejil
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 6 patatas + orégano + sal

Paso 1

Las alitas bien limpias del más mínimo resto de plumas, ya me encargue de no dejar ni una, todas bien quemadas.

Paso 2

En un recipiente amplio coloco las alitas e incorporo todo lo que les va a dar un toque espectacular, me refiero a la harisa, el fulful bhar, el ajo y el perejil  bien picados, la sal  y un buen chorretón de aceite.



las mejores alitas de pollo al horno marinadas con harisa


Lo ideal es dejar las alitas ahí dentro un par de horas como mínimo, aunque yo las dejé toda la noche dentro del frigorífico.

Paso 3

Las patatas bien lavadas con su piel, he utilizado 6 más bien pequeñas, las he cortado en gajos que aliño con sal y una generosa cantidad de orégano seco.



las mejores alitas de pollo al horno marinadas con harisa


Las coloco en el fondo de la fuente de horno.

Paso 4

Encima de las patatas las alitas y, para no perder ni una gota de ese aliño, añado un chorrito de aceite y con una lengua dejo caer por encima de las alitas.



las mejores alitas de pollo al horno marinadas con harisa


Paso 5

Listas para el horno que estará a180º calor arriba y abajo. A media cocción les doy una vuelta para que se doren bien. Las patatas no se tocan.

Unos 5 minutos antes de retirar la fuente del horno subo la temperatura a 190º.



las mejores alitas de pollo al horno marinadas con harisa


Ni os imagináis como quedan esas patatas, sabrosas, delicadas, tan cremosas que deben ser pecado, no importa, todo vale y se perdona  cuando tienes delante unas alitas de domingo en los cielos ;)

Para chuparte los dedos… ¡literal!

Otras formas de comer alitas AQUÍ.



fulful bhar*

Siempre que utilizo esta especia vuelvo a ojear el libro "Ároma árabe" de Salah Jamal, ahí, en su lectura,  descubrí el fulful bhar, entre otras especias que me enamoraron por siempre jamás.

Es una mezcla de especias, se pueden mezclar en casa aunque el autor recomienda comprarlas ya mezcladas.


Desde hace unos días hay una nueva edición apadrinada por Ferran Adrià.  El mio está en casa desde 2001 y ya tiene pareja porque, la nueva edición también ha pasdo a formar parte de mi biblioteca gastronómica.

6 de febrero de 2019

Sopa de espárragos



Sopa de espárragos, la mejor, con aromas del norte de África.

Sopa de espárragos


Hace años me dieron la receta de esta sopa. La hacía la madre de un antiguo jefe de mi empresa. La hice y quedé enamorada para siempre de su sabor a pesar de  tanta sencillez en su elaboración. La he querido repetir muchas veces y compartirla porque realmente merece la pena, pero no había manera de encontrar aquella hoja de papel donde apunté los ingredientes y la forma de prepararla. Podía volver a pedir la receta ¿Verdad? Habría sido lo más sencillo pero no era ese jefe lo que se dice “santo de mi devoción” y viceversa, claro que si a esto añadimos que se había jubilado hacía tiempo y que relación, lo que se dice relación… como que no existía. Mientras, yo seguía añorando la receta de esta maravillosa sopa. Pero ocurrió, los dioses quisieron que otra compañera y también amiga, se la pidiera para mí pero como si fuera para ella y resulta que va y le manda en mi presencia un “guasa” en el que escribe que Marga quiere aquella receta de su madre que… bla… bla… bla…

Adiós receta de sopa, pensé, pero no, resulta que al día siguiente recibí, para mi alegría, la tan ansiada receta que ya tengo bien guardada para que no se pierda nunca mais.  Bien, solo me falta decir ¡gracias!

Ingredientes para la Sopa de espárragos:
  • 1 manojo grande de espárragos verdes
  • ½ cucharadita de Pimentón de La Vera
  • 2 dientes de ajo
  • 2 o 3 rodajas de pan
  • Un puñado de almendras Marcona
  • Manojo de perejil
  • 1 limón
  • Sal + comino + colorante (yo cúrcuma)
  • 1 pastilla de caldo (yo caldo de pollo casero)
  • 1 Huevo duro

Sopa de espárragos, la mejor, con aromas del norte de África.

Sopa de espárragos, la mejor, con aromas del norte de África.

Paso 1.


Los espárragos bien limpios y picados en trozos pequeños los rehogo con un poco de aceite. Cuando están bien rehogados añado el pimentón e inmediatamente el caldo de pollo, tapo la olla y dejo hervir hasta que están tiernos pero ni mucho menos deshechos.

Sopa de espárragos, la mejor, con aromas del norte de África.


Paso 2.

Mientras frío las rebanadas de pan hasta que estén doradas. Hago lo mismo con las almendras y los dientes de ajo.

Sopa de espárragos, la mejor, con aromas del norte de África.



Paso 3.

Pongo estos ingredientes fritos en un vaso, añado el perejil y trituro. Añado un vaso del caldo a esta pasta, remuevo e incorporo a la olla.

Sopa de espárragos, la mejor, con aromas del norte de África.


Paso 4.

Condimento con sal, comino y una pizca de colorante. Añado el zumo de limón y dejo hervir todo junto unos minutos.

Sopa de espárragos, la mejor, con aromas del norte de África.


Paso 5.

Por último añado el huevo duro muy picadito y lista para servir.

Os prometo que esta sencilla y deliciosa sopa es de las que ni defrauda ni deja indiferente a nadie ¡palabra!

Más sopas estupendas AQUÍ.

Sopa de espárragos

31 de enero de 2019

Arroz con costillas y salsa de callos



Arroz con costillas y salsa de callos

Arroz con costillas y salsa de callos


Siempre, siempre, siempre que sobra alguna salsa o caldo en perfecto estado de volver a ser utilizado, congelo y congelo. Y cada vez que preparo algún guiso, o arroz, o legumbre, echo un vistazo al congelador  a ver que me viene bien, como hoy.

He ido a la carnicería y me he traído unas costillas de cerdo, me apetecía hacer un plato de arroz caldoso o cremoso con ellas. He llegado a casa y me he puesto manos a la obra.

No he podido resistirme a otro plato de #cocinadeaprovechamiento.

Ingredientes para mi arroz con costillas

  • ½ k de costillas de cerdo troceadas
  • 2 zanahorias
  • 1 puerro
  • ½ ramita de apio
  • 1 tomate
  • 1 c/c de pimentón dulce
  • AOVE, sal y pimienta.
  • Salsa de callos a la madrileña

Paso 1

En una cazuela con un poco de A.O.V.E. he puesto a dorar las costillas bien salpimentadas. Cuando estaban bien doradas las he retirado y he reservado.

Paso 2

En ese mismo aceite he incorporado las zanahorias, el puerro y el apio, todo bien troceado. Cuando empezaba a tomar color he añadido el pimentón, par de vueltas y enseguida el tomate pelado y picado. Añado un poco de sal y dejo sofreír hasta que esté bien hecho.

Paso 3

Incorporo las costillas, y antes de añadir agua echo un vistazo en el congelador, a ver que caldo de carne o ave podía utilizar y, ¿con qué me encuentro?  Con un caldo-salsa de callos del que ni me acordaba, he dudado si vendría bien o no a este arroz… ¡Pero he decidido arriesgarme! 

Paso 4

Primero añado el arroz, unas vueltas, y luego el caldo de callos al que he añadido un poco de agua para suavizar el punto de sal. Y a cocer.



Arroz con costillas y salsa de callos


Ni de lejos me podía imaginar el resultado, vamos, que ni una foto, tan sólo me ha dado para hacer una con lo que ha sobrado, suficiente para ver el aspecto, lástima que no se pueda probar la foto, porque lo que sí os aseguro es que, la próxima vez que haga callos haré más salsa de la necesaria porque este  arroz  es para repetir sí o sí. ¡hasta mi hija que odia los callos se lo ha comido! Increíble.

Los arroces caldosos y cremosos me encantan, y si queréis ver alguna que otra elaboración a base de arroz lo podéis pinchar AQUÍ y encontraréis alguna más, y también muchos más platos de #cocinadeaprovechamiento que no os podéis perder ;)

Arroz con costillas y salsa de callos

26 de enero de 2019

Bica gallega de zanahoria


Bica gallega de zanahoria

Bica gallega de zanahoria


Adoro la bica gallega, no concibo pasear por A Pobra de Trives y no disfrutar de este maravilloso bollo, la suerte es que mi pueblo, Petín de Valdeorras, está a escasos kilómetros, lo que es un auténtico peligro.

Es un dulce que preparo muy a menudo tanto para consumo directo como para regalar, y hasta ahora, no he encontrado a nadie que no le haya gustado, yo disfruto especialmente con la de calabaza, no es muy gallega que digamos pero está deliciosa. 


Bica gallega de zanahoria


Por eso hoy he experimentado cambiando la calabaza por unas zanahorias congeladas que previamente he pasado un rato por el horno con un chorro de aguardiente, gallego, faltaría más ;)


Ingredientes para la bica de zanahoria:

  • 400g azúcar
  • 5 huevos enteros grandes
  • 200g de mantequilla fundida
  • 200ml de nata líquida
  • 200g de zanahorias congeladas
  • 400g harina de repostería
  • 2 sobres de gaseosillas (o una cucharada de levadura en polvo)
  • Azúcar para espolvorear

Paso 1

Normalmente  utilizo un molde rectangular, amplio y con el interior forrado con papel de horno que pinto con mantequilla ablandada, que no fundida.

Enciendo el horno a 160º-170º, personalmente me gusta a 170º, con fuego arriba y abajo, sin aire.

Paso 2

Preparo la mezcla de la bica, utilizo la kichenaid para batir los ingredientes. Empiezo poniendo los huevos, el azúcar y la mantequilla fundida todo junto y lo pongo a batir con las varillas.


Paso 3

Cuando está perfectamente batido añado las zanahorias a las que he agregado la nata líquida para poder triturar con más facilidad. Incorporo al vaso y sigo batiendo.


Bica gallega de zanahoria


Paso 4

Por último mezclo las gaseosillas y una pizca de sal con la harina, tamizo y añado en dos o tres veces a la mezcla. Ahora tan sólo mezclo un poco hasta que todo esté perfectamente incorporado, no es necesario seguir batiendo.


Paso 5

Reparto la mezcla sobre las cápsulas de tulipa y cubro con azúcar para que forme costra.


Bica gallega de zanahoria


La cantidad de azúcar nunca la peso, pero tiene que ser suficiente para que se vea, es decir, que no se empape con la mezcla.

En un molde rectangular y con estas cantidades, en mi horno tarda unos 45 minutos, en este caso el tiempo ha sido algo menos pero ya sabéis, cada horno es un mundo.


Bica gallega de zanahoria


El resultado ha sido más que satisfactorio. Está claro que las verduras también son perfectas para más de un dulce.

Mi última participación sólo podía ser un dulce y el resultado ha sido más que satisfactorio para esta III edición de #MiVerduraCongelada que pone en marcha la Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados (ASEVEC).


Y ahora… ¡A disfrutar!

Bica de zanahoria

23 de enero de 2019

Tortillitas de verduras


Tortillitas de verduras

Tortillitas de verduras


He preparado unas tortillitas de verduras congeladas para seguir con la invitación a participar en esta acción de #MiVerduraCongelada.
Realmente ha sido un reto porque siempre las he preparado con verduras frescas, una frescura diferente a estas que sin duda tienen una gran calidad gracias a su proceso de ultracongelación, pero las verduras a las que me refiero, con las que siempre he preparado esta receta, necesitan estrujarse con las manos para que suelten sus jugos que son el líquido para hacer la masa.
Ingredientes para las tortillitas de verduras:


Huevos, 1 o 2 por persona, yo siempre dos.

Paso 1

He dejado descongelar las verduras.


Tortillitas de verduras


Troceo las zanahorias, las espinacas y el brócoli. Los pimientos tal cual. La  cebolla en cuadraditos, el jengibre en juliana y la guindilla muy picadita. Todo en un bol amplio. Incorporo las especias, la sal y la harina de garbanzos.


Tortillitas de verduras

Tortillitas de verduras


Amaso la mezcla con las manos, no necesita líquidos, la humedad de las verduras es más que suficiente para  conseguir  una masa ligera.

Paso 2

Mientras se va calentando el aceite en la sartén voy tomando porciones con una cuchara y formando algo parecido a unas tortitas que voy friendo sin amontonar para que queden bien fritas y bien doradas. Las voy reservando sobre papel de cocina.



Tortillitas de verduras

En su punto y con un par de huevos fritos al lado es una comida más que completa, una pareja que se complementa a  la perfección y hacen de este plato una auténtica delicia.



Tortillitas de verduras


La cantidad de harina* es aproximada, evidentemente no todas las harinas reaccionan igual y la de garbanzos no es una excepción. 
Una aportación más para esta III edición de #MiVerduraCongelada que pone en marcha la Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados (ASEVEC), cuando termine yo seguiré cocinado con verduras congeladas.



20 de enero de 2019

Volován relleno de judías verdes a la polonesa



Volován relleno de judías verdes a la polonesa

Volován relleno de judías verdes a la polonesa


Hoy he vestido unas cuantas judías verdes de fiesta, sí, de fiesta porque eso es este plato, una fiesta de sabor y disfrute.
Unas sencillas judías verdes con #MiVerduraCongelada, para conseguir un plato diferente a mi cena de hoy, judías verdes hervidas con patatas, por supuesto con sus ajitos fritos y ese punto de pimentón por encima que me vuelven loca. Pero con esta polonesa creo que más de uno se va a animar a poner verduras en su mesa más a menudo.
Estamos en la III edición de #MiVerduraCongelada  de la Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados (ASEVEC) y merece muy mucho la pena contribuir con alguna receta con verduras ultracongeladas que facilitan el trabajo en la cocina. Gran calidad de productos de los que merece la pena aprovecharse y sacar todo el partido posible.
Para estas  judías verdes a la polonesa sí he dejado descongelar un poco el producto, aunque no es necesario ya que se pueden cocinar directamente,  justo para poder cortar en trocitos pequeños.

Ingredientes para los volovanes rellenos de judías verdes a la polonesa:

  • 150g de judías verdes congeladas
  • ½  cebolleta muy picadita
  • 75g de mantequilla
  • 1 cucharita de harina
  • 50cl de nata líquida
  • Nuez moscada rallada
  • Sal y pimienta
  • 1 cuchara de perejil picado
  • Miga de pan desmenuzada

Paso 1
Los volovanes, 5 en total y he necesitado 1 plancha de hojaldre congelado.
Para cada uno de ellos he cortado 3 círculos de igual tamaño. He puesto dos juntos, he pegado los bordes con una pizca de agua y con un aro más pequeño he cortado el centro a modo rosquilla que coloco encima del tercer círculo que será la base del volován. Pincho la base por dentro para que no suba demasiado, aunque subir sube a  no ser que se rellenen con algo de peso como  unos garbanzos o lo que sea más cómodo para cada uno.

Lo cierto es que cuando es algo pequeño y delicado prefiero sencillamente aplastar el hojaldre ya cocido.
Cuezo los volovanes a 200º unos 15 minutos, claro que el tiempo dependerá de cada horno. Tampoco quiero que se cuezan demasiado porque tendrán que volver a entrar en él.

Paso 2
Troceo las judías que pongo en una cazuela, o sartén de fondo grueso, junto a la cebolla muy picadita y 10g de la mantequilla, tapo y dejo cocer a fuego medio de 15 a 20 minutos, hasta que casi se peguen a la cacerola, por supuesto removiendo de vez en cuando.




Volován relleno de judías verdes a la polonesa


Paso 3
Incorporo 40g de la mantequilla restante, mezclo y cuando esté fundida añado la harina y cuezo a fuego muy lento, sin dejar de remover, unos 5 minutos.
Paso 4
Ahora la nata líquida, la nuez moscada, la sal y la pimienta. Dejo cocer a fuego lento y sin tapar unos minutos, justo para que espese. Añado el perejil muy picadito, mezclo y reservo.



Volován relleno de judías verdes a la polonesa

Paso 5
Pico la miga de pan que salteo con los 25g restantes de la mantequilla hasta que estén hechas pero no doradas del todo,  no es necesario porque aún tienen que pasar por el  horno.
Paso 6
Es el momento de rellenar los volovanes con las judías verdes a la polonesa, bien rellenos, y cubrir con una generosa cantidad de las migas de pan salteadas.



Volován relleno de judías verdes a la polonesa


Y listos para ir al horno a 180º o simplemente hasta que estén calientes y con un punto justo de gratinado para que nada se queme pero queden absolutamente crujientes.



Volován relleno de judías verdes a la polonesa

Y nada más, listos estos volovanes bien rellenos y bien cubiertos de esa capa crujiente que harán disfrutar a cualquiera que tenga la suerte de disfrutarlos.



Volován relleno de judías verdes a la polonesa

Espero que os gusten, y que recordéis cuantos platos que se pueden preparar con unas verduras congeladas, a las pruebas me remito.