23 de enero de 2022

Trenza de pan con chistorra


Trenza de pan con chistorra

Cada día tengo más claro que hacer masas es mi pasión, y cuando una masa no me sale insisto, dos, tres y hasta cuatro veces, no me rindo nunca hasta que lo consigo.

No soy una profesional, ni de lejos, ni lo pretendo, ni me preocupa, lo que quiero es que lo que hago, cuando menos, sea comestible.

Eso sí, hay algo fundamental e imprescindible, a las masas hay que entenderlas, y de las harinas ya ni hablamos, ese es un mundo que dejo a los profesionales. Y está claro que en 2 horas es imposible hacer 5 panes diferentes, pero si se puede hacer una masa, al fin y al cabo, el pan es, como me dijeron la primera vez que asistí a un curso, harina + agua + levadura + sal + cariño + levados.

Lo que quiero decir con todo esto es que hoy he hecho una trenza de pan con chistorra con una harina que ya lleva levadura incorporada, y el resultado ha sido rico, muy rico y además, esponjoso. Cierto es que, desde el primer mezclado de ingredientes hasta que ha entrado en el horno han pasado casi 24 horas.

Súper sencillo:

Paso 1

En un cuenco amplio coloco toda la harina y la sal. Mezclo y formo un volcán en el centro.

Mezclo el agua con el aceite, remuevo bien y lo incorporo al cuenco de la harina. Remuevo con el palo de una cuchara de madera y cuando todo está más o menos unido vuelco la masa sobre la encimera. Amaso unos 10 minutos hasta que todo está bien incorporado. Tapo con el propio bol y dejo reposar unos diez minutos.

Paso 2

Pasado el tiempo vuelvo a dar unos plegados a la masa y vuelvo a tapar. Otros 10 minutos y repito los plegados.

Ahora el último “amasado” será estirando un poco la masa, con las manos, coloco por encima los frutos secos y empiezo a plegar sobre si misma hasta conseguir que todos los frutos queden perfectamente repartidos. Bien boleada la masa la dejo dentro del cuenco, tapo con filme y dejo que fermente hasta que casi dobla su volumen, el tiempo dependerá de la temperatura de la cocina o del sistema que utilice cada uno para este paso. Yo no tenía ninguna prisa.


Paso 3 

La masa bien fermentada la coloco sobre la encimera, aplasto para quitar el gas y corto en tres trozos intentando que pesen más o menos lo mismo.

Estiro cada trozo de la masa, coloco sobre cada uno la chistorra y envuelvo bien, mojo el borde con una pizca de agua para que quede bien pegado. Hago lo mismo con los otros dos trozos.




Formo la trenza pegando bien tanto el inicio como el final. La coloco en una bandeja de horno, por supuesto con su trozo de papel por debajo, y lista para pasar la noche en la nevera. Antes de guardarla esperé que empezara a fermentar, como unos 45 minutos.

Paso 4

Al día siguiente:

Dejo la trenza fuera de la nevera y espero a que recupere la temperatura y complete su fermentado.

Mientras enciendo el horno a 190º fuego arriba y abajo.

Paso 5

Justo antes de meter la trenza en el horno he pintado la superficie con un poco de huevo batido para que unos granos de sal negra quedara bien pegados.


El tiempo de cocción dependerá del horno de cada uno, tan solo hay que estar un poco pendientes de la cocción.



No importa mucho si se queda fría, está igual de sabrosa, pero templada es lo más ;)


No me ha hecho falta, en ningún momento, añadir harina en la encimera, el aceite que lleva la masa es más que suficiente para manejarla sin añadidos.

Y sí, me han regalado esta harina para que la pruebe, y aún tengo más que probaré en breve. Os contaré los resultados.

 

11 de septiembre de 2021

Carne richada gallega

 


Carne richada gallega


Meses sin dedicar ni un minuto a cocinar para el blog y no todos han sido por gusto, a veces la vida da algún que otro giro que ni esperas ni decides y cambia tu forma de hacer y de ver las cosas…

No tengo intención de filosofar, tampoco sabría cómo hacerlo, ni quiero aburrir a nadie con pasajes de mi vida que nada tienen que ver con mis vicios cocineriles.

Compartir, era algo que formaba parte de mi día a día y francamente, me resisto a renunciar y añadir contenido de vez en cuando, puede que muy de vez en cuando, pero hoy he cocinado un plato de una sencillez absoluta, una carne que a mi padre le encantaba y que Mami bordaba.

Está claro que no tengo fotos del proceso, no son realmente necesarias, bastará tan solo que os cuente como a las 13h, al llegar del mercado, me he puesto a ello y a las 14h estábamos sentados en la mesa disfrutando de lo lindo.


Ingredientes:

  • 500g de babilla de ternera de una calidad excelente
  • 2 dientes de ajo medianillos bien picados
  • 1½ cebolleta morada muy picadita (o blanca)
  • Sal + un buen chorro de AOVE
  • 200ml de vino blanco rico


Paso 1

La carne cortada en trozos algo más grandes que para un bocado, más que nada porque con la cocción merman un poco y yo quiero un bocado generoso en boca.

Una cazuela hermosa, la mía una cocotte de hierro, con el chorro generoso de AOVE y al fuego fuerte para recibir la carne con alegría.

Paso 2

Cuando el aceite está bien caliente incorporo los trozos de carne, con su sal correspondiente, a pocos, no de golpe para que el aceite se mantenga bien caliente.

Ahora tan solo hay que estar pendiente de que la carne esté bien dorada por todas partes, y cuando digo bien dorada es bien dorada, es la única forma de conseguir ese moreno alucinante.

Paso 3

Llegado ese momento añado el ajo bien picado, unas vueltas, cuando empieza a tostarse incorporo la cebolleta, también puede ser cebolla blanca, unas vueltas para mezclar con la carne, bajo un poco el fuego, tapo la cazuela y dejo hacer hasta que la cebolla está tierna.

De vez en cuando miro y remuevo, lo justo, no se vaya a quemar, algo que no pasará si el fuego está bien calculado.

Paso 4

Cuando la cebolla está en su punto, la carne por supuesto ya lo está, añado el vino y lo dejaré cocer unos cuantos minutos para que se evapore todo el alcohol.

Paso 5

Mientras he estado friendo unas patatas que pongo en el fondo de la fuente, por encima la carne y la salsa que caerá sobre las patatas y, que queréis que os diga…


Carne + patatas + salsita = pa’mojarpan sí o sí.




Las patatas pueden ser cocidas, al gusto de cada uno, el resultado es igualmente delicioso.

Hacía años que no preparaba esta delicia pero volverá, sin duda, a formar parte de mis guisos favoritos.

12 de agosto de 2020

Terrina de pularda



Terrina de pularda


Tenía necesidad de estrenar mi molde para terrinas lo que implica un no puedo esperar, tengo que hacer algo ya mismo, vamos, un aquí te pillo...

Como tantas veces no había más que tirar del fondo de congelador y algún que otro añadido, así empezó esta pequeña delicia que sin duda no será la última.


Ingredientes para la terrina de pularda:
  • 1 pechuga entera de pularda
  • 150g de solomillo de cerdo
  • 100g de panceta curada ibérica
  • 3 chalotas
  • 1 cebolleta
  • 1 puerro, la parte blanca
  • 30ml de brandy
  • Mantequilla + aceite
  • 1 huevo entero
  • Miga de pan
  • Un manojo generoso de perejil
  • Sal (de 10 a15g por kilo de carne)
  • Pimienta negra (de 3 a 5g por kilo de carne)
  • Mezcla de 5 especias
  • 100g de micuit congelado

Paso 1

Lo primero que hago es poner a pochar con la mantequilla y un par de cucharadas de aceite las chalotas, la cebolleta y el puerro, a fuego lento. antes de retirar incorporo el brandy y flambeo.

Paso 2

Mientras paso por la picadora las carnes y la panceta que reservo en un bol.

Paso 3

Incorporo a la carne el sofrito con su grasa de fritura, mezclo todo bien.

Añado las especias, la sal, el huevo, la miga de pan bien picada y el perejil picado y vuelvo a mezclar para que todo quede bien incorporado. Dejo reposar un par de horas.

Paso 4

Pongo la mitad del relleno dentro de la terrina y a lo largo reparto los trozos de micuit que tengo congelado, así no se deshará durante la cocción, cubro con el resto de la mezcla apretando bien para que no queden huecos entre la carne.




Coloco la tapa y pongo la terrina dentro de una olla, que pueda ir al horno, con cantidad suficiente de agua caliente que cubra dos terceras partes de la terrina.

Meto en el horno que ya tengo caliente a 180º, allí estará hasta que el interior de la terrina alcance los 65º, lo que compruebo con un termómetro de pincho.

Para este tamaño de terrina ha sido suficiente con 45 minutos de cocción, en mi horno, no todos los hornos funcionan igual.

Paso 5

Retiro la terrina del horno y del agua, pongo peso encima y guardo en la nevera, por lo menos, hasta el día siguiente e incluso es ideal dejar pasar dos.




Una auténtica delicia perfecta para tomar como plato principal o sencillamente para poner en la mesa y disfrutar en compañía en modo entrante, este tamaño es más que suficiente para ese picoteo de seis u ocho personas, eso sí, con la compañía de un buen pan.



Un auténtico vicio, empiezas, sigues, repites, en fin, una entrada o plato único para triunfar, vaya que sí.


Terrina de pularda





29 de julio de 2020

Ñoquis con salsa boloñesa



Ñoquis con salsa boloñesa increíbles

Ñoquis con salsa boloñesa


Si queréis hacer unos ñoquis (gnocchis), y buscáis en San Google, os vais a encontrar con tropecientas formas de preparar la masa, evidentemente todas llevarán parata cocida, huevo, y harina.

Lo que sí os digo es que son tan sencillos que merece la pena hacer tus propios ñoquis en casa, no solo te vas a divertir también vas a disfrutar de estos bocados deliciosos de cremosa patata.

Siempre aprovecho para congelar, quiero decir, hago más de los que necesito y congelo el resto, sin cocer, recién formados, sobre una superficie plana y sin que se peguen entre ellos. Una vez congelados los paso a una bolsa y listo.

Ingredientes para la pasta de los ñoquis:
  • 1k de patatas
  • 1 huevo entero
  • 300g de harina
  • Sal y pimienta

Paso 1

Las patatas las pongo a cocer bien cubiertas de agua fría y con su piel, cuando hierven bajo la temperatura para que cuezan a fuego lento y así evitar que se rompa su piel y se llenen de agua.

Bien cocidas las dejo enfriar un poco, las pelo y las trituro con un prensador de patatas o un pasapurés, nunca con batidora. cuando el puré está frio añado la sal y la pimienta, el huevo y la harina y mezclo hasta obtener una masa suave y algo pegajosa.

Paso 2

Paso la masa sobre una superficie bien limpia y espolvoreada con harina, formo una especie de salchichas largas y corto trocitos de unos 2 o 3 centímetros, paso cada uno de ellos, con cuidado y sin apretar demasiado por la tablilla para ñoquis, y en caso de que no tengas, por el canto de un cubierto, o sencillamente tal cual, cortados y lisos.


Ñoquis con salsa boloñesa increíbles


Paso 3

Para cocer los ñoquis una cazuela grande con agua y una pizca de sal, cuando el agua hierve se añaden los ñoquis, cuando suben a la superficie están listos.

Les retiro con una espumadera y vuelco directamente a la salsa boloñesa que tengo ya caliente en otra cazuela, dejo cocer todo junto un par de minutos, si es necesario añado un poco del agua de su cocción, incorporo el parmesano recién rallado y listo.

Aquí podéis ver la salsa boloñesa, la que preparo desde hace años, la que encontré en un libro delicioso, El gran libro de la pasta (Giuliano Hazan), regalo del mejor jefe que he tenido, italiano y gran cocinilla.


Ñoquis con salsa boloñesa

15 de julio de 2020

Melva canutera con ajo blanco #ConservaLaLínea



Melva canutera con ajo blanco y melón


Melva canutera con ajo blanco #ConservaLaLínea

Melva, elegida por Beatriz, un pescado azul exquisito que probé hace años, recién pescado, gracias a un amigo que desde Andalucía, me trajo un par de piezas bien lustrosas, imposible olvidarlo. Hoy es una conserva, como exige este reto #ConservaLaLínea, y a pesar de contar con infinidad de conservas de pescados, no es la de melva la más abundante en las estanterías de los mercados, o yo no las encuentro. La que he comprado es absolutamente deliciosa, razón por la que no he querido manipular el producto, eso sí, he buscado un acompañamiento que ha resultado perfecto, así de claro, per-fec-to.



Melva canutera con ajo blanco y melón


Creo que Beatriz no ha podido elegir mejor, ha sido todo un acierto. Disfrutaré con las elaboraciones de mis compañeras de reto porque el producto se lo merece.


Ingredientes para el ajo blanco:
  • 300g de almendra Marcona
  • 1 diente de ajo
  • Agua
  • Sal
  • 80g aceite de oliva virgen extra (arbequina)
  • 50g Vinagre de Jeréz

Resto de ingredientes:
  • 1 lata de melva canutera
  • Melón
  • Hojitas de salvia
  • Tiritas de jamón

Paso 1

En Thermomix triturar las almendras y el ajo a vel. 10


Paso 2

Cubrir con agua y volver a triturar a vel. 10 3 o 4 minutos.


Paso 3

Aliñar un poco al gusto, las cantidades son orientativas, y volver a triturar unos segundos.

Pasar a un recipiente con tapa y dejar enfriar en el frigorífico.



Paso 4

Tan solo falta servir el ajo blanco acompañado con unos cubos de melón, encima un trozo de melva canutera, una pizca de jamón, unas hojitas de salvia y unas gotas de aceite arbequina por encima y listo.

Nuestro aperitivo: un fondo de ajo blanco + un trocito de melva + melón caramelizado = ¡locura total!



Melva canutera con ajo blanco y melón


Unos sencillos ingredientes en perfecta armonía.


Y como cada mes os invito a las cocinas de mis amigas, vamos a ver mundo ;)



Las recetas elaboradas con conservas para este reto:


5 de julio de 2020

Agujas de salmón




Agujas de salmón, pera y berenjena

Agujas de salmón y pera


He comido agujas hasta el empacho, eran mi perdición, no podía resistirme a llevarme una, o dos, a la boca cada vez que entraba en mi pastelería favorita. Está claro que hablo de hace años, cuando aún era más joven que ahora. No sé si es que ya no entro tanto en las pastelerías o es que ya no “se llevan” como hace años ¡lástima!


Tengo los moldes desde hace algún tiempo porque las agujas solo son agujas cuando están hechas sobre estos moldes, su forma es parte imprescindible de este rico bocado.

Estas de hoy son muy sencillas, tan solo he cambiado la carne por salmón fresco, un pequeño sofrito y poco más, os cuento:

Ingredientes para las agujas de salmón
  • 2 lomos de salmón fresco
  • 1 puerro, la parte blanca
  • 1 pera
  • 1 berenjena frita y bien escurrida
  • 1 cucharita de harina
  • 75ml de leche (o nata)
  • Sal y pimienta
  • Mantequilla + aceite de oliva
  • 2 láminas de hojaldre 
  • 1 huevo para pintar el hojaldre


Paso 1 

El aceite y la mantequilla en una sartén, ahí sofrío el puerro unos minutos, añado la sal y la pimienta. Incorporo la pera troceada y salteo un minuto, poco más para que no se deshaga demasiado. Añado la berenjena que ya tengo frita y bien escurrida.

Paso 2

Incorporo la harina y mezclo bien dejando que se cueza para que pierda el sabor a harina cruda. Ahora la leche, mezclo bien. Dejo enfriar. 

Paso  3

Troceo el salmón en cubos pequeños e incorporo a la mezcla que ya estará fría, mezclo con cuidado para que el salmón no se deshaga y listo para rellenar los pequeños moldes.

Paso 4

Cubro el molde con un trozo de hojaldre y pego bien, pero con cuidado a sus paredes. Tapo con más hojaldre apretando los bordes para que quede bien pegado.


Agujas de salmón, pera y berenjena


Paso 5

Con cuidado de no cortar el hojaldre hasta el relleno hago unas pequeñas marcas formando rombos, pinto con un poco de huevo batido y dejo enfriar antes de cocer en el horno a 180º.

Y nada más y nada menos, unas agujas crujientes, con un relleno cremoso y suave para disfrutar, llenarte de recuerdos y sabores.


Agujas de salmón, pera y berenjena


¡Ahora a por las de carne!

Agujas de salmón


17 de junio de 2020

Tarta de melocotón en almíbar y arroz con leche #ConservaLaLínea




Tarta de melocotón en almíbar y arroz con leche #ConservaLaLínea

En unos días será verano, me tocaba elegir conserva y el melocotón en almíbar me pareció perfecto para iniciar esta nueva estación del año. Es una de las conservas dulces que más se consume en casa y diré que en estos meses ha sido una gran compañía en mi mesa, más de una vez ha sustituido esa fruta fresca que al principio de la fase cero me parecía increíble su escasez en mi frutero.




Hacer una macedonia de frutas era demasiado sencillo, añadirlo a una ensalada tampoco me apetecía, hacer un “pijama” era repetir ese delicioso y contundente postre que ya elaboramos en el proyecto roca,  en fin, se me ocurren varias formas para consumir ésta deliciosa conserva, hoy, la utilizo para hacer esta rica, pero que muy rica, tarta de melocotón y arroz con leche.

Ingredientes para la tarta de melocotón y arroz con leche: 

Paso 1

El arroz lo he preparado en mi thermomix:

Leche + arroz + canela + anís + ralladura naranja = 45’ vel 1

Añado el azúcar + mantequilla = 10’ vel 1

Dejo enfriar por completo

Paso 2

He preparado la masa la noche anterior y guardado en la nevera. Tiene que estar fría para poder extenderla fácilmente. 

Paso 3

Escurro el melocotón que corto en láminas como si fuera una manzana. Reservo.




Paso 4

Enciendo el horno a 180º sin aire.

Estiro la masa y cubro todo el interior del molde procurando que llegue bien a las esquinas. 

Pongo papel de horno en su interior, relleno con garbanzos y cuezo a 180º 10-15 minutos.

Paso 5

Bato bien los tres huevos que incorporo al arroz con leche que ya estará completamente frio, mezclo bien y relleno la tartaleta.

Paso 6

Cubro toda la superficie con las rodajas de melocotón y al horno, allí estará unos 35’ aproximadamente a 160º. El tiempo como siempre es orientativo.





Paso 7

Por último, ya fuera del horno y antes de que se enfríe del todo, pinto toda la superficie con un poco de mermelada de melocotón una ralladura de lima y ¡listo!





Dejo enfriar del todo y a disfrutar con esta tarta, una mezcla de sencillos ingredientes absolutamente deliciosa.





Espero que os haya gustado y os animo a hacer este postre, creo que os encantará, además, con esas cantidades salen raciones para celebrar cualquier momento, no necesitamos nada especial.

Os dejo los enlaces a las cocinas de mis amigas de reto #conservalalinea, seguro que le han dado buen uso a sus melocotones,  deseando disfrutar con ellas.


Tarta de melocotón en almíbar y arroz con leche #ConservaLaLínea