3 de enero de 2009

Bocaditos “de repente”

un detalle


Cuando era niña, pero muy niña, pasábamos todo el verano en el pueblo, nos íbamos en un tren que salía de Madrid por la noche y llegábamos a la Estación de La Rua sobre las 12,00 h del día siguiente, lo que significaba casi 12 horas de trenecito, y eso cuando había suerte y no tenía retraso porque entonces era de lo más normal. Pero a nosotros nos daba igual porque aquello era como una fiesta para Moncho (mi hermano) y para mí, se hacía largo pero no importaba ya que Mami siempre llevaba buenos bocadillos para matar el hambre y hasta el aburrimiento si era necesario.

Bien, el caso es que el nombre “de repente” me ha venido a la memoria gracias a aquel día en que nos íbamos a Petín. Mami me hizo en una tarde un vestido precioso con una tela en tonos grises y utilizó otra en color verde para los tirantes y un lacito zapatero que iba detrás, donde terminaban los botones y empezaba el frunce de la falda. Era precioso, me acuerdo de él perfectamente, y del nombre con el que quedo bautizado para siempre “el vestido de repente”.

También entiendo perfectamente a MacGyver, del que ya me creo todo, ¡hasta que sea capaz de hacer un helicóptero con un mechero! Por eso ahora debéis creeros que estos bocaditos han salido de media patata cocida... Os cuento.

Había cocido 2 patatas para preparar las cocas de patata que leí hace unos días en Alicia canelona y me dejaron fascinada, de esas dos patatas había sobrado media, ya que la cantidad necesaria eran 200 g, y como hoy comíamos de picaditas decidí hacer una ensaladita con ella. Hasta aquí todo normal en mí (Ya sabéis que no tiro casi nada). Llegó el momento de utilizar la patata y pensé (que peligro) ¿ensalada? Casi que no merece la pena... y empecé a aplastarla, según iba aplastando se me ocurrió ir añadiendo:

- 1 cucharita de queso cremoso
- 1 trocito de queso roquefort
- 1 lonchita de jamón serrano muy picadito

Con todo bien mezclado decidí hacer bolitas, 7, ni una más ni una menos, y fué en este momento cuando decidí hacer alguna foto por si quedaba rico.


la pasta de patata


Ahora tocaba rebozarlas pero ¡No hay pan ralladado! Pues algo había que hacer, así que metí en la picadora pan tostado y unas almendras crudas para envolver con esta mezcla las bolitas.


el primer rebozado


Tenía la impresión de que quedaban poco cubiertas para pasar por la freidora así que decidí pasarlas también por huevo batido y después otra vez por la misma mezcla. Y ahora sí, a freír en aceite bien caliente.


el segundo rebozadoel tercer rebozado


Como han quedado tan ricas y son tan fáciles y económicas de hacer no me he podido resistir a compartirlas. Os recuerdo que con esas cantidades sólo salen 7 bocaditos, de ahí la primera parte del nombre.


las 7 fritas


Por cierto, las cocas de patata han quedado como me las imaginaba, deliciosas.

18 comentarios:

  1. ¿Qué bonitos los recuerdos verdad?. Es lo mejor del muno y lo que nos mueve hacer lo que hacemos. Desde luego es de las mejores improvisaciones que he visto en un tiempo (y te han quedado preciosas). Un saludo Marga.

    ResponderEliminar
  2. Hola Marga,que bonito los recuerdos de la infancia,no hay nada comparable,sobre tus bolitas cogere la receta pero con el triple de cantidades,ya que 7 me las como mientras termino las 14 restantes.saludos

    ResponderEliminar
  3. Muy ricos tus bocaditos de repente... y con ese rebozado de almendra, hummmm ¡¡¡

    Besos. Ana

    ResponderEliminar
  4. Que buenos los recuerdos y las cosas que salen "de repente"
    La verdad es que no se le puede pedir más a media patata cocida, quien lo diría!!!Además con 7 me conformo, uno detrás de otro, jaja.
    Besitos sin gluten y que los Reyes se porten muy bien contigo, te lo mereces.

    ResponderEliminar
  5. Si has sido capaz de hacer eso con media patata, me pregunto yo: qué no serías capaz de hacer con una patata entera?
    Las patatas "de repente" pasan a formar parte de mi lista de pendientes ( me ha salido un pareado,je,je)
    un besote

    ResponderEliminar
  6. Alucinante lo que se te puede ocurrir con media patata,, muy buena idea. Y que bonitos son los recuerdos. Mi madre a mi me compró un vestido de color rosa y blanco con unos encajes preciosos y yo iba con este vestido como si fuera una princesa,, y me ha quedado bien en la memoria.. Tomo nota de esta recetita pues muchas veces tengo algún sobrante de patata y no se me había ocurrido tan buena receta. un abrazo. y felices reyes..

    ResponderEliminar
  7. Pues me ha encantado tu teoria del "de repente"...la receta super apetitosa y la explicación muy buena...creo que a partir de ahora tendrías que improvisar porque te ha quedado una receta super original...

    ResponderEliminar
  8. Hola Marga.
    Aqui, en mi tierra a esas patatas las llamamos patatas huecas.
    No se les añade leche sino harina y huevo y simplemente se pasan por la freidora o por la sarten y no se deshacen.

    Tengo yo alguna recetilla de ese tipo colgada y, la verdad, estan divinas.

    Besicos

    ResponderEliminar
  9. Oye Marga...y cuando viajabais en el tren, ¿te estabas quietecita con mami todo el trayecto o hacias travesuras y jugabas al escondite con tu hermano Moncho?

    Y otra pregunta...¿has heredado las habilidades del corte y confección?

    Los bocaditos, un lujo de aperitivo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. UMMM, que nostalgia ¿ verdad? los buenos recuerdos son inolvidables y aparecen siempre como bien dices como las bolitas de patata "de repente" y son igual , simples , deliciosos y con sabor a memoria... un saludo y un brindis ya que estamos en un nuevo año por los bellos recuerdos y por tus recetas , y que los Reyes Magos nos traigan mas memoria para seguir recordando.
    Salud Marga y un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola Marga, como de bien empezamos el año, no agotas tu imaginacion, me la apunto¡¡ un besazo.

    ResponderEliminar
  12. Carlos Dube, es que me pongo a recordar y no paro ¿Será que me estoy haciendo mayor?... ¡será! :))

    natanael reconozco que en esta casa también supieron a poco. Saludos :)

    Ana pienso repetirlo, queda delicioso. Besitos :)

    Zerogluten mil gracias por tus buenos deseos, espero que los magos te escuchen y me traigan muuuuchaaaas cositas jejeje

    Pilar, a veces... solo a veces... me doy mieeeedo... jejeje, es broma, besitos mil ;)

    barbara, y seguro que estarías tan mona como yo, que con el mio iba tan contenta, me sentía como una reina... ¡ay! cuanto recuerdo...

    Maria Jose no se si por suerte o por desgracia, para los de esta casa, me paso el dia pensando que hacer con esto, con aquello, con lo otro, con lo de más allá, enfín...

    wivith ¿Patatas huecas? Ahora mismo me paso a verlas, besitos :)

    Josemari ¿Quieta yo? jajaja... ni de broma, casi que no era trasto ni nada ;)
    En cuanto al corte y confección... sólo algun corte (como el de hoy) en ese torpe dedo que se tropieza con un cuchillito de nada, snif, snif.

    Mai, es una de esa cosas que me dan miedo, perder la memoria, pero este año los reyes me van a traer muuuchaaaa más ;)

    las pacas lo malo es que si la pierdo podría perder mi trabajo, asi que seguir temblando que no tengo ni la más mínima intención de perderla. Muac.

    ResponderEliminar
  13. Vaya con los bocaditos de repente tiene una pinta estupenda, por cierto no se si habrás visto mi nuevo post del roscón tengo la receta perfecta, espero que lo veas antes de que hagas el tuyo, besos pepa y que te traigan muchas cosas los reyes.

    ResponderEliminar
  14. Hola querida Marga: recuerdos entrañables que nos trasmites y que me encantan. Delicioso bocado como siempre al calor de tu lume.
    Un beso grande para todos. A mi también me han gustado mucho las cocas de patata sobre todo lo tiernas que quedan.
    Al tajo

    ResponderEliminar
  15. :)

    Qué cosa más rica¡¡¡, por supuesto no pueden faltar los quesitos, jajjaaja, a los que las almendras le van que ni pintado. Yo creo que tienes un sexto sentido para las mezclas, y un ojo infalible para las fotos.
    Magnífico¡¡¡

    ResponderEliminar
  16. Hola, creo que tu creación con la media patata es fascinante, y como bien te dice la lechuza, ¿que serías capaz de hacer con una entera?
    Además, estoy de acuerdo en que los recuerdos son algo importante, incluso los malos y esos de los que te arrepientes, ya que te hacen no volver a meter la pata en determinadas situaciones, pero si hablamos de los buenos, entonces no hay nada mejor que dejarse llevar por la imaginación y situarse en la escena vivida años anteriores.
    Feliz 2009

    ResponderEliminar
  17. Acabo de descubrir este buen blog.
    También acabamos de crear el nuestro de cocina. Os esperamos

    ResponderEliminar
  18. SIN COMENTARIOS....im-presionante!!
    Anda que no te cundió la sobra de patataaaaaaaaaa. Esto me lo guardo en favoritos. GRaciassssss!!

    ResponderEliminar