10 de mayo de 2011

Iba a ser una tarta de mojicones

Tarta de mojicones


Un compañero de trabajo, Juanjo, visita con frecuencia Valladolid aunque él es de Córdoba, pero Feli, su Sra. Esposa, sí que es de la tierra de los comuneros y por suerte para nosotros, para mí al menos, nos trae de vez en cuando dulces típicos de esas tierras castellanas.

Lo malo de todo esto es cuando coinciden los dulces “Juanjeranos” con los dulces “Margaritanos” que al no ser industriales tienen una fecha de caducidad mucho más corta y ello obliga a que sean de consumo rápido, lo que hace que alguno de los castellanos se pongan un poco raros, y eso es exactamente lo que les ha pasado a estos mojicones. Eran enormes, súper esponjosos, perfectos para mojar en un buen chocolate o en un café con leche, eso sí, te dejan la taza vacía de una sentada. Como diría el del chiste de la magdalena “… menos mal que lo he mojado o me chupa toda la sangre”, bromas aparte hay que buscar una salida.

Juanjo es incapaz de traer una muestra, no, él tiene que traer todo a lo grande y claro, pasa lo que pasa, y ¿qué pasa? Lo que tiene que pasar, que los pobres mojicones se quedaron tan secos que ni un buen tazón de líquido hacía fácil su ingesta. Y aquí surge el problema, somos incapaces de tirarlos y claro, al ver como Jesús (otro compi) se medio ahogaba intentando comerlos, porque Jesús es como yo, que eso de tirar comida lo lleva francamente mal, decidimos que aquello no podía ser. Así que allí seguían ellos, tan limpios, tan monos, tan incomibles, tanto tanto que decidí reutilizarlos, o mejor dicho, aprovecharlos, así que dicho y hecho y aquí os traigo el resultado.

Los ingredientes están todos puestos un poco a bulto, porque sinceramente no las tenía todas conmigo, ni sabía que iba a hacer con ellos, ni que podía añadirles, ni nada de nada, es más, lo único que tenía claro en un principio era hacer una crema con unos plátanos a punto de caducar, que bien aseados y con un poco de azúcar ya estaban en la sartén hasta que un pequeño despiste junto con un olor a chamusquina, acabó con ellos en la basura ¿Y ahora qué? Ahora lo que sigue.

- Los cuatro mojicones
- 8 dátiles muy picaditos
- Puñadito de pasas remojadas en ron
- Un trocito de turrón de guirlache
- Un Almíbar hecho con agua, azúcar y el ron de escurrir las pasas.
- Un litro de leche
- 6 cucharadas de azúcar
- Un sobre para hacer cuajada
- Un sobre para hacer flan
- Un paquete de galletas Oreo
- Un poco de mermelada

Después de todo esto pienso, si total, me podría haber ahorrado aprovechar los mojicones, pero no habría sido lo mismo, porque de no ser por ellos este postre no habría existido y yo no habría triunfado, porque vaya si estaba rico.


Lo primero fue quitar la parte exterior de los mojicones. Con lo que quedó hice lonchas con las que cubrí el fondo de un molde redondo y generoso.


los_mojicones

Preparé un almíbar con agua, azúcar a bulto, el ron de las pasas y una cucharada de mermelada. Con el resultado barnicé sin piedad los mojicones hasta terminar con todo el almíbar.


emborrachar-mojicones


En un mortero aplasté bien el turrón de almendras, añadí los dátiles, las pasas y mezcle bien el conjunto.


pasas_turron

Con medio litro de leche y el sobre de cuajada preparé lógicamente, cuajada, y aquí puse la mitad del picadillo que estaba en el mortero. Con cuidado pasé esta cuajada al molde y dejé que se enfriara un poco.


la_cuajada segunda_capa

Como la cuajada no terminaba de cuajarse y yo no podía seguir esperando no se me ocurrió otra cosa que machacar un paquete de galletas Oreo y echarlas por encima de la cuajada para que hicieran de soporte para que el flan no se mezclara con la cuajada ¡Funcionó!


las_oreo

Del mismo modo preparé con otro medio litro de leche y el sobre del flan, y también le añadí el resto del picadillo que quedaba en el mortero. En esas ocasiones es cuando agradezco tener en casa sobres de este tipo, aunque nunca hago flan porque a mi hija no le gusta, pero está bien tener por si las moscas.


el_flan

Ahora a la nevera, a que termine de cuajar y este bien frío para que de su último paso.


Una vez fuera del molde le puse por encima un poco de azúcar glas, creo que ya llevaba bastantes ingredientes por lo que no era necesario poner más adornos que los justos para enriquecer las fotos.


Tarta de mojicones


Merece la pena hacer este postre aunque no tengáis mojicones, cualquier bizcocho que haga de base será suficiente, pero la mezcla de cuajada, flan, oreos y mojicones ha merecido la pena.

12 comentarios:

  1. Madre mía que pintaza tiene con los mojicones, oreos, flan.... la hago seguro!!!!

    ResponderEliminar
  2. Margarida, ya te digo que eso tiene que estar de muerte!. Cuajada, flan, oreos y esos bizcochos. Uy uy uyyyy. Mañana tendré que hacer alguna golosina por culpa de algunas de ustedes... No logro reprimirme!
    Deliciosa forma de aprovechar esos mojicones.
    Un besote

    ResponderEliminar
  3. Dulces acibecherianos ¡por favor!, que cosa más buena y golosa. Si que es cierto que al final los mojicones son la excusa para hacer el postre, pero como bien dices, son el alma mater del asunto, sin ellos no hubieras creado esto.

    Con lo ricos que están los mojicones, y ahora... cachis, sólo puedo fijarme en lo que has hecho y encima con ese toque "Oreo"... mmhhhh

    Bueno ¿y ellos lo probaron?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Señor, señor, que elaboración tan bien pensada, eso sí, una bomba calórica cómo Dios manda, chica. Pero y lo que disfrutásteis??

    Besos, seguro que no quedó nada y se aprovechó bien los mojicones.

    ResponderEliminar
  5. Te ha quedado un postre genial y con mucha historia, de casualidades han salido las mejores tartas.

    ResponderEliminar
  6. Que buena forma de aprovecharlos, di que si que aquí no se tira nada... besicos sorianos.

    ResponderEliminar
  7. Pues seguro que si merece la pena. Tiene una pinta que..mmmm ahora mismo comería un trocito!!..Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Muy rica la tarta, medio pudin y medio cuajada... Con esos ingredientes tiene que estar buena a la fuerza

    Besos. Ana

    ResponderEliminar
  9. jesús bendito!!!!
    Está realmente para comérsela, la verdad es que te ha quedado de impresión, me encanta y me encanta.
    besos mil

    ResponderEliminar
  10. Toda una sorpresa, a esto le llamo yo invertigación.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Carmen

    Que te salga bien y la disfrutes ;)

    Laube

    Si yo te contara lo que me reprimo… :(
    Besitos

    Carlos

    Lo admito, las excusa en la cocina me ponen ;) jajaja!!!

    Y sí, claro que lo probaron, menos Juanjo que estaba de vacaciones ¡Se siente!

    Manderley

    ¿Bomba calórica? Nada de nada, bueno, si te la comes entera va a ser que si ;)

    Cocinando entre olivos

    ¡Vivan las casualidades!

    Raquel

    Nada de nada ;)

    Ganas tengo de conocer Soria, cualquier día me doy una vuelta por esas tierras. Besitos.

    Graci

    Te lo daría encantada pero no queda ni una miga ;)

    Ana

    Demasiado, ese es su gran culpabilidad, pero se merece ser repetida con o sin mojicones.

    Besitos mil.

    ResponderEliminar
  12. Solo los buenos cocineros tienen esa capacidad de improvisación!! Bss

    ResponderEliminar