26 de abril de 2015

Postre imposible




Postre imposible ¡Vaya! como los dibujos de Escher, alucinantes.

El famoserío me importa más bien poco, o mejor dicho, nada, por eso, nunca pensé que este libro pudiera interesarme hasta que José María Iñigo explicó su contenido y lo comprobé por mí misma. Estaba lleno de buenas recetas ejecutadas por Ingrid González, algunas espléndidas, otras sencillas y alguna... demasiado complicada para mis conocimientos reposteros, aunque esa trenza de Almudeva elegida por uno de mis escritores favoritos, Javier Sierra, será mi próximo intento.



A primera vista, el que más llamó mi atención fue este postre imposible, y aquí está, curioso, rico y aunque sencillo con más elaboración de la que esperaba, pero claro, realmente son dos en uno.

Los ingredientes para el bundt:
  • 140g de harina
  • 15g de mantequilla
  • 140g de azúcar
  • 140g de chocolate al 70%
  • 60g de sirope de chocolate
  • 2 huevos
  • 200ml de leche
  • 1 cucharada de limón
  • 1 cucharita de extracto de vainilla
  • 1/2 cucharita de levadura química
  • 1/4 cucharita de bicarbonato sódico
  • Una pizca de sal
Lo primero: el caramelo. El libro dice: 2 cucharadas de azúcar y media de agua. A mí me resultó escaso y tuve que preparar otro tanto.

Para el bund, tamizar la harina junto con  la levadura, la sal y el bicarbonato.

Mezclar el limón con la leche.

Blanquear la mantequilla con el azúcar hasta que esté bien incorporada.  Añadir los huevos de uno en uno semi batidos.

Derretir el chocolate, mezclar con el sirope y la vainilla. Incorporar a la mantequilla.

Añadir la harina alternando con la leche.

Preparar el flan con:
  • 500ml de leche
  • 3 huevos enteros más 3 yemas
  • 140g de azúcar
  • Y cucharita de extracto de vainilla

Batir los huevos con el azúcar y la vainilla. Incorporar la leche y mezclar sin batir demasiado.

En el molde con el caramelo, pongo la crema del bund cake. Ahora la mezcla del flan que dejo caer sobre una espátula para que no se mezcle con el bund. Cubro con papel de aluminio.

El horno ya estará a 170°y con el agua correspondiente para el baño María donde meto el molde y dejo cocer 1,30h.

Dejo enfriar y desmoldo.

Se decora con nata y frutas.



No me ha decepcionado, muy rico y nada empalagoso, ahora bien, debo añadir: el tiempo en el horno es demasiado, y las cantidades para el bund cake, si se quiere que sean proporcionales a las del flan son excesivas, creo que con casi la mitad sería suficiente, porque a mí me habría gustado que, como en la foto del libro, quedaran igualadas las dos texturas, lo que a pesar de no haber puesto toda mi mezcla, no ha ocurrido.



No obstante os animo a probar este pastel imposible, y por qué imposible, sencillamente porque el orden de las masas se intercambian durante la cocción.

!Ah¡ se me olvidaba, este postre es el elegido por Javier Reverte periodista y escritor.

4 comentarios:

  1. Imposible no sé pero la pinta es buenísima!!! Me lo apunto porqué me gusta mucho la combinación de ambas texturas y tendré presente jugar con las cantidades de masa para que me queden dos partes de igual grosor...
    Cuantas tentaciones por la red, madre mía!!!
    Besos y feliz semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  2. Realmente fantástico. Eres una artista de primera Categoria. Bss

    ResponderEliminar
  3. Este le tengo yo en la recámara pendiente de salir en cualquier momento!!
    Y recuerda que las fotos de los libros siempre son retocadas ;-)
    Te ha quedado expectacular!!
    Besos
    Nieves

    ResponderEliminar
  4. Menos mal que era imposible porque te ha quedado de lujo :)

    ResponderEliminar