25 de mayo de 2015

Un ragú familiar


Tenía la sensación de haber contado esta especie de ragú en otra ocasión, es más, sigo pensando que lo hice en su momento pero no he sido capaz de encontrar esa entrada, no importa, así aprovecho para deciros que es genial para acompañar cualquier tipo de pasta.

La disfruté por primera vez con espaguetis en casa de un familiar en Las Palmas, y desde entonces, hace como 30 años, forma parte de mis acompañamientos favoritos para pasta, especialmente para macarrones, espaguetis y canelones y, desde ahora, también con la lasaña que hacen una pareja perfecta.

Tal y como conservo la receta escrita, sin cantidades, pero funciona. Intentaré poner una cantidad aproximada, ya que jamás me ha preocupado, gramo arriba o gramo abajo siempre está espectacular, vaya, quizás me ciega la pasión pero a mí me lo parece.

Para el champiñón al ajillo: 300g de champiñón + 3 dientes de ajo + 1 guindilla fresca + perejil.

Preparo los champiñones, en láminas, y en una sartén salteo con los ajos bien picados y la guindilla, una vez que hayan evaporado el líquido añado el perejil bien picado, apago el fuego y reservo. Una pequeña aclaración, para esta lasaña he picado un poco más los champiñones.

Para el ragú:

- 500g de carne picada
- 1 cebolla dulce
- 1 diente de ajo
- Una pastilla o una cucharada de caldo concentrado
- Agua
- Aceite
- Nata líquida
Pasta para lasaña de “Barilla”


En una sartén con aceite de oliva virgen extra pongo la cebolla muy picada junto con el ajo y dejo hacer hasta que esté bien pochado, que no quemado. Añado la carne y voy mezclando sin dejar de aplastar y separar para que quede muy suelta y no a pegotes. Cuando llega ese momento añado el polvo de caldo de pollo o carne, y sí, lo sé, no solemos tener de estas cosas en casa, ya… eso decimos todos, y yo digo que siempre tengo, que me suele caducar más de la mitad que viene en las cajitas, que cuando necesito (para esta receta y otra de Gonzalo Sol) vuelvo a comprar, porque queridos míos, esta receta lleva una pastilla o una cuchara de polvos de pastilla, y he comprobado que cuando no la ha llevado, no es lo mismo, lo digo en serio, la necesita y la añado sin ningún complejo.

Ahora cubro con agua del grifo y dejo cocer unos 30 minutos. A mitad de cocción compruebo el punto de sal.

Sin retirar del fuego incorporo los champiñones, mezclo y cuando vuelve a hervir añado la nata líquida, suficiente para que quede cremoso. Y listo. Sólo falta montar la lasaña.

En la base de la fuente un poco de salsa de tomate frito, mejor casero, encima una capa de lasaña que cubro con un tercio del ragú. Repito la operación dos veces más y lógicamente termino con una capa de pasta.

Esta vez no la he cubierto con bechamel, lo he hecho con una ligera salsa de queso o mejor dicho quesos, con esos trocitos que pasan a ser restos y que antes de que se queden secos e incomibles suelo convertir, o bien en queso rallado, o en ricas salsas que utilizo según el momento, y éste es uno de esos momentos.

Por encima de la salsa unas gotas de tomate frito, unos pequeños trozos de mantequilla y al horno hasta que esté en su punto.

En serio, tenéis que probar esta salsa ragú, seguro que os encantará.



8 comentarios:

  1. Mmm, pues sí, habrá que probarla. La pena es que no me pueda ser de la que has hecho tu :P

    ResponderEliminar
  2. Te gustará seguro, un relleno que sorprende y mucho.

    A la próxima te invito ;)

    ResponderEliminar
  3. Con estos ingredientes y así preparados sólo puede quedar un ragú delicioso, de los de chup chup que se comen con tanto gusto que da ganas de repetir hasta que no quede :o)
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con unos sencillos espaguetis es plato de lujo :)

      Besitos

      Eliminar
  4. Un ragú fantástico, es que de esta ciudad mía sólo salen cosas buenas, no, buenísimas, jajaaa!!
    Mi madre le echaba una pastilla de caldo concentrado a casi todo, era imprescindible en su cocina, pero lo dejamos de usar porque mi padre no podía tomarlo y después yo seguí haciendo la comida sin él, lo que sí te digo es que aquí no podemos usar agua del grifo en la comida, porque se estropearía toda la salsa, jajaa, ya sabes que aquí el agua de abasto es del mar, previamente desalada y lleva una cantidad de cloro que te mueres!!
    Besotesss preciosa mía!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo, maravilloso lugar para vivir o pasar una larga temporada... creo que ya toca volver :)

      Besos mil

      Eliminar
  5. Me gustaría prepararlo para una cena especial de amigos.Seríamos nueve. Me podrías facilitar la cantidad de los ingredientes. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana:

      Creo que con doblar la cantidad de ingredientes sería suficiente, es un plato contundente pero super sabroso, te encantará.

      Gracias por visitarme y gracias por recordarme este delicioso plato.

      Un beso

      Marga

      Eliminar