16 de septiembre de 2015

Sepia rehogada con patatas " Las mejores recetas de mi madre de Joan Roca"



Según el libro “Las mejores recetas de mi madre de Joan Roca hay 9 pasos, y yo me he saltado dos ¿Por qué? Porque yo compré la sepia limpia, lo que hace imposible añadir al guiso lo que, según J.R., los entendidos llaman “salsa”. Una sustancia cremosa que se encuentra en sus órganos reproductores. Realmente no sé cuánto sustancia de más añade esa parte de la sepia, pero sin ella el plato queda fantástico.

Vamos con los ingredientes:

1 sepia grande
1k de patatas
2  cebollas
2 tomates
Perejil
½ cabeza de ajos
1 hoja de laurel
20g de chocolate a la piedra
1dl de vino blanco
Aceite
Sal y pimienta blanca

En cazuela de hierro colado (eso pone el libro), pongo el aceite junto a la cebolla cortada muy fina, y cuando empieza a dorarse añado los ajos, también muy picados. Unas vueltas más y momento para añadir el laurel, par de vueltas y los tomates sin piel y rallados. Dejo hacer hasta que casi no queda líquido.

Ahora el vino blanco, como no tenía a mano he utilizado un Pajarete oloroso de Málaga,  dejo reducir.

Añado la sepia cortada en trozos regulares, tapo la cazuela y dejo que se haga en su propio jugo.

A media cocción añado las patatas “escachadas” en trozos irregulares, un poco de sal y a tapar para que siga cociendo a fuego lento. Si es necesario se puede añadir un poco de agua, yo lo hice.

Ahora a preparar la picada con un par de dientes de ajo, perejil, “la salsa” si alguien tiene, y una pastilla de chocolate. Disolver con un poco de caldo de la cazuela, añadirla al guiso y dejar que termine la cocción.

Es el momento para rectificar de sal si es necesario, en mi caso, no fue necesario.

Como bien dice J.R., un plato extraordinario, y yo digo, buena elección Carmen.



También cuenta el autor que hay quien prepara el plato con pulpo, me parece una opción espléndida, si tenemos en cuenta mis orígenes.

La cocción se hace tapada para que la sepia se haga en sus propios jugos, lo que aporta un sabor maravilloso a las patatas.

Añade una sugerencia que me habría encantado si, como bien dice, estuviéramos en primavera. Añadir un par de puñados de guisantes sin dejar que se cuezan demasiado.



Y hasta aquí este plato de sepia rehogada con patatas, un lujo que os recomiendo.

Y ahora a visitar a mis compañeros y seguir disfrutando de esta página de un pequeño pero gran libro.


4 comentarios:

  1. Yo también me salte lo de limpiar la sepia, porque ya estaba limpia, así que mira algo nos hemos ahorrado, en cuanto al plato estaba muy rico y es posible que a lo largo del invierno lo repita, aunque no con tanta cebolla, que en casa me echan los perros, jejeje, besos
    Sofía

    ResponderEliminar
  2. Te ha quedado un guiso de lo más apetecible ! a mi también me pasó lo de la salsa, vamos que me ha llamado la atención el tema.
    Qué buena elección, ahora a por la próxima receta!!!
    Ya he puesto al día los enlaces en mi blog !
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  3. Mmm, con lo que me gustan a mi los guisos! tiene que estar muy rico :)

    ResponderEliminar
  4. Yo tampoco utilicé la"salsa" pero no porque no la tuviera si no porque no me llamaba la atención. Muy rico el plato. Ahora a por la próxima!

    ResponderEliminar