29 de septiembre de 2015

Ovilladas


Ha sido muy divertido preparar esta entrada o aperitivo, claro que, como te comas más de dos, de aperitivo nada de nada.

Entre sus ingredientes hay dos que me entusiasman, nueces de California y galletas Ritz. Y es por eso que he querido que compartieran protagonismo, y ya se sabe que nueces con queso… saben a beso. Hasta aquí la cosa iba bien, pero como igual podía quedar un poco plano pensé que había que añadir algo que le diera ese punto de alegría y protagonismo justo, con moderación claro, guindilla roja fresca. ¿Qué más? Algo verde… ramita de perejil y algo que ligue este reparto ¡huevo! 

Ingredientes:

100g de nueces
- 50g de galletas Ritz
- 50g de queso mozzarella
- 50g de queso cheedar
- 1 huevo
- Ramita de perejil
- ½ guindilla roja fresca

Todo dentro del procesador de alimentos, controlando que no se haga una pasta, quiero que se noten las nueces y las galletas.


Hago bolas ¿tamaño? Al gusto, estas parecían albóndigas. Dejo que se enfríen un poco antes de su “rebozado”.


El rebozado:

- 100ml de aceite
- 100ml de agua
- Sal y…
- Harina la que admita, aproximadamente unos 300g.

Y sí, la que admita, ya que depende mucho del tipo de harina que utilicemos.

Amaso bien los ingredientes hasta que la masa esté suave y bien trabajada. Dejo reposar la masa, bien envuelta en film, toda la noche en el frigo. Y si en este reposo la masa ha soltado mucho aceite querrá decir que habremos echado poca harina y que le ha faltado amasado.

Para estirar la masa enharino la encimera y hago tiras de masa de unos 3cm de ancho, porque al ir poniéndolos sobre mi “albóndiga” irán estrechando un poco. Según voy colocando la tira de masa pillo siempre un poco de la masa ya colocada, para que se vaya pegando y no queden huecos sin cubrir.

Al terminar, y con mucho cuidado, abrazo un poco con las manos toda la masa para que se termine de pegar bien pero sin que pierda su forma en ningún momento. 

Y otra vez al frigorífico para que endurezcan un poco.


Solo falta la fritura, aceite de oliva virgen “a estrenar” bien caliente y con cuidado para que no se rompan ni se salga el relleno. Voy friendo hasta que están bien doraditas. Dejo escurrir sobre papel de cocina.

Para acompañar he preparado una salsa con pasta coreana picante y miel de acacia. Deliciosa mezcla.

5 comentarios:

  1. Impresionantes estas ovilladas... qué ganas tengo de probar ahora mismo. Siempre me gusta venir a pasear por aquí siempre descubriendo algo nuevo.
    Como tus albondibolas de pollo que ahora son un clásico en casa jejeje
    Besos
    Palmira

    ResponderEliminar
  2. Tremendas¡¡ tanto para comer solas (si ya se, solo 2) o para acompañar platos.
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Con lo que me gustan las nueces y las galletitas te dejaría sin ovilladas en un momento :)

    ResponderEliminar