2 de abril de 2014

Empatatadillas con queso


 Hacía tiempo que no preparaba estas “tortitas” con patatas, mucho tiempo. Pero es que, además, hoy he decidido enriquecerlas y rellenarlas.

Sabía exactamente lo que quería hacer pero no tenía claro cómo y con qué, bueno, una parte sí que tenía muy claro, las patatas, los demás ingredientes, sobre la marcha, a golpe de nevera.

Ingredientes:

200g de patata (ya pelada)
65g de panceta curada
150g de queso gruyere
1 huevo
15ml de aceite
Orégano

Lo primero, quitar la corteza a la panceta y trocearla.

Pelar la patata y rallarla. Salar una pizca, la panceta contiene sal y el queso no es precisamente soso.


Mezclar la panceta con la patata y el orégano, añadir el aceite y mezclar. 

Poner una sartén pequeña al fuego sin nada de aceite, es suficiente el que ya tiene añadido la mezcla preparada.

Volcar en la sartén una parte de la mezcla de la patata con la panceta y extender por toda la superficie de la sartén para hacer la tortita. Dejar que se fría a fuego lento.


Cuando empiece a tostarse le doy la vuelta y dejo que se termine de hacer por el otro lado.

Mientras, voy preparando el queso, corto 8 láminas finas y reservo.

Con la primera tortita ya lista la vuelco sobre mi tabla y pongo a freír la segunda.

Mientras, preparo la primera “empatatadilla” de patatas con queso.

Bato bien el huevo con una pizca de sal.

Pinto toda la superficie de la tortita con huevo batido y coloco de la mitad de la tortita hacia abajo dos trocitos de queso. La cierro como si de una empanadilla se tratase y con mucho mimo aplasto un poco para que quede bien pegada por todos los lados.


La coloco en una fuente de horno que ya tengo preparada con su papel correspondiente y por encima de mi empanadilla de patata rallo una generosa cantidad del mismo queso.

Repito los mismos pasos con las tres restantes.

Con el horno bien caliente, a 190º, termino este rico bocado.

La bandeja de la mitad para arriba dentro del horno ¿Cuánto tiempo? Cada horno es el jefe de estos momentos, pero es aconsejable esperar a que el queso se funda y resulte de lo más apetecible.


Es recomendable esperar unos minutos antes de hincarles el diente, más que nada por no abrasarnos la lengua.

Y nada más, sencillo y sabroso.

Espero que os guste.

7 comentarios:

  1. tocaya!! sólo el título es espectacular, cuando lees la receta es de desmayo, jajaj, gracias y bsss

    ResponderEliminar
  2. Margarita, me muero por probar eso, que buenooooooooo.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me imagino lo que les gustaría a mis hijos ver esta receta en una cena.....¡ Qué cosa más rica!.

    ResponderEliminar
  4. Marga, me encanta el asalto que le has hecho a tu nevera. Te llevaste de lo más rico en esta receta, aunque bueno, intuyo que las patatas no se alojaban en su interior.

    ¿Por qué nos gustan tanto las recetas sencillas y resultonas? Será porque sabemos que el éxito está asegurado, ¿verdad?

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que me quemaba la lengua seguro, porque no podría esperar ni a soplar un poco.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar