14 de febrero de 2007

morcillo recuperado

Hace ya tiempo, Gonzálo Sol pedía en su programa "Comer, charlar y beber" en Radio Intereconomía, recetas de familia, las que hacía las abuelas, las madres... Y yo le envié una que sigo cocinando cada vez que utilizo morcillo para algún caldo.

Escribo la carta tal y como la envié.
_________________________________
Después de mucho pensar que nombre darle a esta receta he decidido que MORCILLO RECUPERADO queda gracioso.

Quizás sea esta receta que os envío la que más recuerdos me trae de cuando era niña, como me gustaba hacer los deberes del colegio sentada en la mesa de la cocina viendo como mi madre hacia maravillas con los restos de otras comidas, croquetas, canelones, flanes de pan duro, y por supuesto su morcillo recuperado.

En casa, como buenos gallegos, se comía caldo un día sí y otro también. Mi madre para hacer un buen caldo donde hacer el “caldo” (pote), ponía a cocer un buen trozo de morcillo (1 k), un trozo de codillo (1/2 k), 2 ó 3 huesos de ternera, tocino (1/4 k) y sal. Todo esto, después de una larga cocción, se retiraba para dejar un caldo limpio, pero no voy a contaros como hacía el mejor caldo del mundo (para mí lo era), sino como recuperaba aquella carne de morcillo sin ninguna sustancia y que después al día siguiente nos sabía a gloria bendita.

Pongo todos los ingredientes anteriores con abundante agua fría en una olla y lo cuezo hasta que todos los sabores se quedan en el agua –ya caldo-.

Cuando todo está bien cocido (el tiempo de cocción dependerá del tipo de olla que se utilice) recupero el morcillo, lo limpio si es que tiene algún resto feo y lo dejo enfriar en la nevera, después, o al día siguiente lo corto en rodajas gruesas y lo pongo en una cazuela a la que añado 9 ó 10 dientes de ajo pelados, un buen vaso de aceite virgen extra, un vaso de caldo de su cocción y una cuchara de pimentón dulce. Lo dejo cocer un buen rato, 30 ó 40 minutos a fuego muy lento.

Lo sirvo bien caliente acompañado por patatas hervidas en agua con cebolla, perejil, sal, 1 tomate y un chorrito de aceite.

Espero que os guste este plato que sin ser de lujo está de lujo.
_________________________________

Todavía, cuando lo recuerdo me siento "orgullosa" de haber oído leer mi carta por la radio, ya que tuve la suerte de ser la ganadora esa semana y me enviaron una caja de 6 botellas de vino.
Pero lo mejor y más divertido fue que Gonzálo Sol me invito a ir a su programa fue una experiencia que todavía hoy no he olvidado.


Sigo escuchando su programa todos los sábados (a las 13,00h).


También debo decir que mi receta fue una de las 3 finalistas pero no pudo contra una langosta (no recuerdo el nombre de la receta) que envió alguien de Asturias.

2 comentarios:

  1. !Qué casualidad! Yo no gané nada pero me entrevistó un día por teléfono. Lo pasé fatal con los nervios y no dije más qu tontás.
    :-D

    ResponderEliminar
  2. Yo también estaba algo nerviosa, pero intenté disimularlo y me salió bastante bien :)

    ResponderEliminar