5 de febrero de 2007

Una pizza que no es pizza

No tenía pan suficiente para la cena y entonces se me ocurrió, desmenucé las 4 rebanadas de pan de molde que tenía en casa más un pico de pan de la comida, lo remojé bien en leche, lo escurrí y le añadí un par de huevos batidos.

Entonces cubrí con papel la bandeja del horno (se entiende que me refiero a papel de horno) y lo puse a 200º hasta que estuvo cocido y doradito.

Después lo cubrí con tomate frito bien extendido, un poco de orégano, queso, jamón cocido y un chorrillo de aceite, lo volví a meter al horno a la misma temperatura hasta que tuvo pinta de pizza auténtica.

Realmente cenamos pizza puding.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada