10 de julio de 2016

Alitas de pollo + especias + cerezas = un no parar




Otra vez alitas de pollo, sí, lo sé, soy fan incondicional de las alitas, sin duda mi parte preferida del pollo, y con la que más disfruto en la mesa, no me cansan, podría comerlas un día sí y otro también.

La verdad es que estas no estaba previsto que vieran la luz pero nos han gustado tanto que voy a compartirlas, eso sí, gracias a las fotos que hice por si acaso, y menos mal, porque ni de broma me acordaba de lo que había utilizado, así qué vamos a ello.

Ingredientes:

Alitas de pollo
1 cucharadita de sumac
1 cucharadita de mezcla de trampero
1 cucharadita de jengibre en polvo
El zumo de un limón
150ml de vino blanco
100ml de aceite de oliva virgen extra
1 zanahoria
1 puerro
Unos 250g de cerezas del Jerte
2 cucharas de azúcar
2 cucharadas de vinagre de vino tinto

Mezclo todas las especias con el limón, el vino, el aceite y añado la zanahoria y el puerro troceados. En esta mezcla meto las alitas y las embadurno bien. Tapo el recipiente y dejo toda la noche en el frigorífico.





Al día siguiente retiro las alitas de su adobo, que reservo. Pongo aceite  en una cazuela, salo las alitas  y dejo que se vayan haciendo a fuego lento hasta que estén  perfectamente fritas y, por supuesto, bien doradas. Retiro las alitas y reservo.



Ahora, para recuperar lo pegado en el fondo de la cazuela, trituro todo lo del adobo y pasándolo por un colador lo añado a la cazuela, raspo bien el fondo para recuperar todo el sabor. Dejo hervir todo junto unos minutos y ya tengo la salsa de acompañamiento, que queda francamente deliciosa.


Claro que, como tenía unas magníficas cerezas del Jerte aproveché para hacer un acompañamiento que daban ganas de comérselo a cucharadas.

Deshueso las cerezas y las parto por la mitad, las coloco en una sartén con el fondo cubierto con azúcar, el vinagre y dejo cocer todo junto hasta que el azúcar esté totalmente fundido y las cerezas tengan ese punto acaramelado delicioso.

Y ya está, nada más, así de sencillo y así de simple.


Las sirvo con una cucharada de la salsa, unas patatas fritas, pocas, unas deliciosas cerezas y a disfrutar.

Espero que os guste tanto como a nosotros :)





3 comentarios:

  1. Riquísimas las alitas, con cereza o sin ella, tendrá que ser sin ellas, mi caja de picota nunca llegó.
    Fantástica receta Marga, me la anoto, en mi casa más de uno te haría la ola y luego te sacaba a hombros por la puerta grande.

    Bss.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta esta receta Marga, últimamente me da por comer cerezas a puñaos, y estas alitas están de rechupete, yo me llevo tu receta, en mi casa tambien te hariamos la ola.
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  3. Deliciosas ! ! !
    Las alitas son lo que màs me gusta del pollo, las voy a probar seguro, aunque ahora sin cerezas.
    Besos y Feliz finde
    Rosa

    ResponderEliminar