24 de julio de 2016

Tarta danesa con picotas


Las picotas del Jerte no necesitan adornos, ellas solitas son un bocado dulce y  delicioso, además de ricas en potasio, fibra, folatos, vitamina A, C y K, que las hacen un buen antioxidante por su contenido en polifenoles  y elagico que enriquece la sangre y además tiene un efecto astringente que en verano nos ayuda a evitar “la pérdida excesiva de líquidos”.  Esta parrafada tan interesante e informativa, evidentemente no es mía, es prestada, perfecta para entender los méritos de tan deliciosa fruta.

Huelga decir que no soy nutricionista ni naturópata, pero todo lo escrito en cursiva si está dicho por profesionales, yo, tan solo me estoy limitando a transcribir lo que leo y escucho, ni siquiera pretendo aprenderme de memoria tan extensos beneficios, a mí me privan y punto.
Ya lo creo que me privan, tanto en crudo como cocinadas, y si es endulce ya me parecen la bomba, como esta tarta danesa, que además de ser fácil de hacer está de muerte lenta, "osease… letal” como diría mi amiga Espe ;)

Ingredientes:

- 750g de picotas*
- 2 cucharadas de azúcar
- 125g de mantequilla
- 125g de azúcar
- 125g de almendra molida
- 2 huevos enteros batidos
- Y el jugo que suelten las picotas

Lo primero es deshuesar picotas del Jerte, partir a la mitad y dejarlas en un cuenco. Añado el azúcar, mezclo y dejo reposar en frigorífico hasta el día siguiente.



Mezclo el resto de los ingredientes, azúcar, mantequilla, huevos, almendra, y también el jugo que han soltado las picotas. Tan sencillo como ponerlas en un colador y listo, jugo delicioso recogido.

Yo he puesto todo en un procesador de alimentos, unas vueltas y todo mezclado en unos segundos.



Cubro un molde, en este caso rectangular, con pasta *brisa o quebrada, que ya había preparado el día anterior, bien envuelta en film y guardada en el frigorífico para que al estirarla esté bien fría.


Con el molde bien forrado y cubierto con la pasta, cubro todo el fondo con las medias picotas. Por encima reparto la mezcla anterior, extiendo bien para cubrir todas las picotas y al horno que tengo ya caliente a 180º. 



El tiempo de cocción dependerá, comoe es lógico, del horno de cada uno, pero en el mío ha estado unos 40'.

Retiro del horno y dejo que se enfríe completamente sobre una rejilla.

Solo falta poner por toda la superficie una jalea de grosellas, como no tenía en casa he utilizado una mermelada de fresas que he pasado por un colador para que resultara muy fina y suave. Guardo en el frigorífico y mientras preparo un poco de glasa para poner por encima de la mermelada.

He preparado el glaseado con: 200g de azúcar glas y 50ml de agua. Bien mezclado para que quede suave, ni un solo grumo.

Solo falta poner esta glasa por toda la superficie, dejar que solidifique un poco y lista para comer.



No sé si han sido las picotas del Jerte, que será lo más seguro, pero esta tarta es de las de repetir, no es nada empalagosa, al contrario, casi se agradece esa pequeña capa blanca final.

*La pasta brisa o quebrada, se puede comprar hecha yo la prefiero casera y se  prepara en un plis plas con estos ingredientes: 250g de harina + 150g de mantequilla ablandada + una pizca de sal fina + 1 huevo + 1 cuchara sopera de leche fría.

Mezclo bien todos los ingredientes, sin amasar, pero eso sí, bien mezclados y de forma rápida. Le doy forma cilíndrica, envuelvo el film y al frigo. Debe estar completamente fría y rígida antes de utilizarla. Se conserva bien envuelta una semana en el frigorífico y congela estupendamente.




4 comentarios:

  1. Si te gustan las cerezas tienes que probar las de la zona sur de Ávila: El Hornillo, Arenas de San Pedro, El Arenal... es la zona limítrofe con el norte de Cáceres, la misma región que el Jerte.
    Pero entonces dirás que cómo has pasado tanto tiempo sin conocerlas y dejarás de hablar de las dcerezas del Jerte. Porque comparadas con estas de las que te hablo no valen casi nada. Ni en sabor, ni en textura ni en tamaño. Pero la mejor prueba es que las busques y las cates. Ya verás que todo esto es cierto y no publicidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier, ya lo creo que me gustaría probar esas cerezas, está claro que la zona a la que te refieres puede presumir de calidad de sus productos.
      Espero, en la próxima campaña, probar las que tanto alabas y darte mi opinión, de momento me conformo con disfrutar de estas y otras sin apellido que compro en mi frutería. Lo que te aseguro es que esta tarta es un lujo :)

      Eliminar
  2. También se pueden probar las del Vall de Gallinera en Alicante... pero, es verdad, que se tiene que viajar allí en temporada para probarlas y comprarlas...menuda tarta estupenda. A la próxima temporada ya sabes con qué tienes que acompañar ese café al que me vas a invitar...jejeje.
    Besotes,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Invitada estás siempre que quieras, hasta sin previo aviso.

      Cerezas hay muchas, hasta las de mi tierra, tan blancas ellas, son divinas.

      Besos mil

      Eliminar